Vizcarro, Gallego y Jovell (de izquierda a derecha), en la rueda de prensa de ayer en Barcelona. (ALBERT BERTRAN)
 

Médicos y patronal alertan de que el daño a la sanidad será irreversible

El Col·legi de BCN, presidido por el asesor sanitario de Mas, avala el rechazo unánime al plan de Salut

Los hospitales concertados indican que un recorte superior al 5% supondrá «reconvertir» el sistema

ÀNGELS GALLARDO
BARCELONA
 
La supresión de servicios de urgencias, camas, plantas de hospitalización, quirófanos y unidades de cuidados intensivos (uci) que los responsables de los hospitales están obligados a ejecutar para ajustarse al recorte presupuestario ordenado por la Conselleria de Salut (unos 50 millones de euros por centro) supondrá la «desintegración» del sistema sanitario público, advirtieron ayer todas las instituciones que representan a los médicos catalanes. Los cuatro colegios de médicos, el sindicato mayoritario (Metges de Catalunya, MC) y el Foro de Pacientes coincidieron en que los recortes previstos representarán una destrucción «irrecuperable» del modelo asistencial. Estos organismos exigieron a Salut que detenga el tijeretazo y dirija sus pasos a conseguir una mejor financiación para la sanidad pública.
El Col·legi de Metges de Barcelona, presidido por Miquel Vilardell, asesor sanitario del president Artur Mas, suscribe el rechazo unánime del sector al recorte de Salut.
El Consorci de Salut i Social de Catalunya, que representa a 56 hospitales que conciertan su asistencia con Salut (el Clínic, el de Sant Pau y el del Mar, entre ellos) reiteró asimismo ayer la imposibilidad de acatar el ahorro decidido por la Generalitat, del 10% del presupuesto en cada centro. «Más allá del 5%, ese recorte supondrá una reconversión del sistema sanitario público», indicaron, un rediseño del modelo asistencial conocido hasta ahora. La otra patronal, la Unió Catalana de Hospitals, se ha pronunciado en los mismos términos.

DETENER LOS PLANES / «Exigimos a la Conselleria de Salut que desactive los planes de ahorro que ha impuesto en toda la red asistencial --dijo Antoni Gallego, secretario general de MC--. Si las previsiones se consuman, el modelo sanitario público se desmontará de forma irrecuperable». Los médicos aludieron al compromiso que el conseller de Salut, Boi Ruiz, estableció con colegios profesionales y sindicatos al asegurarles que no se aplicarían medidas que alteren la asistencia a los ciudadanos, una palabra que dan por incumplida. «No hemos vuelto a hablar con el conseller –añadió Gallego–. Salut no nos ha escuchado: de hecho, todas las medidas previstas afectan a la atención de los pacientes». Gallego enumeró el inevitable aumento de las listas de espera quirúrgicas, las demoras para acceder a pruebas diagnósticas y el cierre de plantas de hospitalización. «Los quirófanos y salas de ingreso que se ha decidido cerrar están ocupados al completo en estos momentos –añadió Albert Jovell, presidente del Foro Español del Paciente–. Si ahora están llenos, ¿quien atenderá en el futuro a esos pacientes?»
El presidente de los cuatro colegios de médicos de Catalunya, Fernando Vizcarro, aludió a la cantidad per cápita que destina la Conselleria de Salut a la población catalana: 1.250 euros por persona y año. «Es un sistema infrafinanciado que está en desventaja con el resto de comunidades autónomas españolas», aseguró.
La media per cápita sanitaria en el resto de España es de 1.450 euros por persona y año, con excepción de Navarra y el País Vasco, donde se superan los 1.600 euros.

EL PROGRAMA DE CIU / Los colectivos médicos y los sindicatos se sumarán a la manifestación del 14 de abril contra los recortes económicos. «El programa electoral de CiU no decía nada de lo que está ocurriendo en sanidad», advirtió Jovell.
El dato difundido por Salut de que Catalunya tendrá este año el mismo presupuesto sanitario que en el 2006 –mensaje que pretendió calmar los ánimos– ha ejercido el efecto contrario: «Desde entonces, Catalunya acoge a 1.400.000 personas más», indicaron médicos y sindicatos.

Protesta durante la visita del ‘president’ Mas a Tarragona por los recortes en el Hospital Joan XXIII, el lunes. (EFE / JAUME SELLART)