ARGUMENTACIONES DEL TC SOBRE LAS UNIONES DE PERSONAS DEL MISMO SEXO

Perlas contra las bodas gais

El vicepresidente del Constitucional critica el fallo que avala los enlaces homosexuales porque permite casarse «a un tío y un sobrino». «El matrimonio es para perpetuar la especie», considera

MARGARITA BATALLAS
MADRID
 
Aunque todos los jueces del Tribunal Constitucional (TC) coinciden en que el matrimonio es una institución arcaica, cada cual aporta sus matices. Mientras los ocho magistrados que han avalado las bodas gais consideran que ya es hora de que se adapte a los tiempos, los tres que las han rechazado defienden que se deje como está, es decir, que un matrimonio solo sirva para unir a hombres y mujeres.
El vicepresidente del TC, Ramón Rodríguez Arribas, es el más explícito en sus argumentaciones. Este magistrado conservador critica a sus colegas por haber redefinido el matrimonio como «una comunidad de afecto que genera un vínculo o sociedad de ayuda mutua entre dos personas que (...) deciden voluntariamente unirse en un proyecto de vida familiar común». Esta descripción, alega, es «enrevesada» y tiene por objeto «realizar una verdadera filigrana para eludir hablar de sexo al definir el matrimonio» . Por ello, afirma, sin ningún pudor, que esta interpretación permitiría casarse «a un tío y un sobrino» . Para el magistrado, el matrimonio tiene como fin «la perpetuación de la especie humana» y existe «desde que apareció el ser humano en el planeta» , ya que, como institución, «precedió a la tribu» .
El también conservador Andrés Olero apunta en la misma línea y rechaza lo que él llama «el radicalismo individualista» porque «el respeto a una determinada orientación sexual, que lleva a mantener unas relaciones ajenas al matrimonio, no obliga a reconocer la posibilidad de contraerlo» .

Ganar en normalidad

Con las bodas gais, subraya, se ha pasado de entender el matrimonio «como un vínculo de relevancia social a enfocarse como una desvinculada vía de emancipación individual» . Este togado sostiene que la reforma legal «ha contribuido a un cambio de imagen de las relaciones homosexuales» para que «ganen en normalidad» . El tercero en discordia, Juan José González Rivas, no entra en tantas disquisiciones y proclama varias veces que «uno de los principios estructurales» de la institución matrimonial «es el sexo diferente de la pareja» .
Estos jueces también se oponen a que las parejas gais puedan adoptar niños. Una vez más, Rodríguez Arribas es el más contundente. «Nada puede oponerse –dice– a que una persona homosexual pueda adoptar individualmente a un menor», pero puntualiza que el problema surge «desde el punto de vista del niño» .Y es que según el magistrado Rodríguez Arribas «no resulta indiferente que en lugar de tener un padre y una madre o solo un padre o solo una madre (...) se encuentre que tiene dos padres y ninguna madre o dos madres y ningún padre o que haya que convertir a una mujer en padre o a un hombre en madre». Los otros togados discrepantes también rechazan esta opción.