EL CONFLICTO DE ORIENTE PRÓXIMO

Familiares de una víctima lloran sobre su cuerpo en Jan Yunis (sur de Gaza). (AFP / SAID KHATIB)
 

Hamás llega a Tel-Aviv

Las sirenas por ataques de misiles suenan en la ciudad por primera vez desde la guerra del Golfo

El choque entre Israel y las milicias de Gaza causa en dos días la muerte de 15 palestinos y. israelís

ANA ALBA
JERUSALÉN
 
El miedo llegó ayer a Tel-Aviv cuando las sirenas sonaron en la ciudad por primera vez desde la guerra del Golfo, en 1991, al aproximarse a la zona dos proyectiles lanzados desde Gaza, según confirmó el Ejército israelí. Desde que Israel inició el miércoles la operación Pilar Defensivo en la franja hasta ayer por la noche murieron al menos 15 palestinos y tres israelís, Israel llevó a cabo más de 250 bombardeos en Gaza y grupos palestinos lanzaron más de 250 proyectiles sobre territorio israelí, de los que 105 fueron interceptados por el sistema de defensa Iron Dome (Cúpula de Hierro), según datos facilitados por el Ejército. El Ministerio de Defensa autorizó la movilización de 30.000 reservistas y no descarta una operación terrestre en Gaza.
Los cohetes lanzados con intención de alcanzar la zona que rodea Tel-Aviv, corazón económico de Israel y donde nunca habían llegado misiles desde Gaza, «no impactaron en el suelo, así que probablemente cayeron en el mar o han sido interceptados por el sistema de defensa», apuntó a este diario una fuente militar. El portavoz de la policía israelí, Micky Rosenfeld, se inclinó por la posibilidad de que hubieran ido a parar al mar y aseguró que no había «ninguna confirmación de caídas en tierra, ni hay heridos o daños».

MISIL / En la localidad de Kiryat Malachi, a unos 25 kilómetros de Gaza, murieron tres israelís cuando un misil impactó sobre sus casas. En el ataque resultó herida también una niña de meses. A lo largo de la madrugada y el día de ayer diversas poblaciones israelís se vieron afectadas por los cohetes de Gaza, entre ellas, Ashdod, Ashkelon, Sderot, Bersabé, Holon y Rishon Lezion, a menos de 15 kilómetros de Tel-Aviv.
La Yihad Islámica y el brazo armado de Hamás, las Brigadas Ezzedin al-Qasam, reivindicaron el lanzamiento de misiles Fajr 5 de fabricación iraní contra la zona de Tel-Aviv y de Rishon Lezion, donde ayer por la tarde cayeron dos proyectiles en campo abierto sin causar daños. Los dos grupos alegaron que habían lanzado los misiles en respuesta al asesinato del jefe militar de Hamás, Ahmed Yabari, a manos del Ejército israelí, cuando viajaba en su coche en Gaza. Según explicó al diario Haaretz el pacifista israelí Gershon Baskin, que ayudó en la mediación entre Israel y Hamás para la liberación del soldado Gilad Shalit, secuestrado en el 2006, «horas antes de ser asesinado, Yabari había recibido un borrador sobre un acuerdo de tregua permanente con Israel».
En Gaza, la situación ayer era «terrible», según testigos. Los bombardeos se multiplicaron y el Ejército israelí tenía previsto seguir atacando toda la noche diversos objetivos. Fuentes médicas en Gaza confirmaron que había 15 muertos y más de 150 heridos. Seis de las víctimas mortales eran miembros de grupos palestinos y nueve eran civiles, entre ellos dos bebés, un niño, una mujer embarazada y un hombre de 52 años que quedó sepultado por los escombros de un edificio bombardeado, según informaron las agencias palestinas Maan y Wafa.
El jefe del Gobierno de Hamás en Gaza, Ismail Haniye, pidió a los países árabes y musulmanes, especialmente a Egipto, que reaccionen «con firmeza» a la ofensiva israelí en Gaza. «Los pueblos que se levantaron [en la primavera árabe] no pueden ver la sangre palestina derramada», dijo Haniye en un discurso televisado en el que pidió a Egipto la apertura permanente del paso de Rafá, fronterizo con Gaza.
La operación Pilar Defensivo , según algunas fuentes, se intensificará en los próximos días. Ayer, el Ejército confirmó la movilización de 30.000 reservistas para participar en la operación y en las carreteras del sur se veían camiones transportando tanques en dirección a Gaza. Fuentes militares indicaron que «aún no hay nada decidido, pero entrar en Gaza es una posibilidad». El primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, se reunió con los titulares de Defensa y Exteriores, Ehud Barak y Avigdor Lieberman, para debatir la continuación de la ofensiva y el Ejército indicó que había aprobado los planes para el siguiente paso.