ANÁLISIS

Los misterios del flamante dirigente

CARLOS
ELORDI
 
Como casi todo lo que ocurre en China, las potencialidades de cambio que supone el encumbramiento de Xi Jinping son un misterio. Y sus primeras declaraciones no han servido para desvelarlo, ni siquiera mínimamente. Solo los hechos, y pasará tiempo hasta que se concreten, permitirán saber qué ha querido decir con que «su objetivo es responder a la aspiración del pueblo a una educación mejor, a un trabajo más estable, a ingresos más satisfactorios, a una seguridad social más segura, a servicios sanitarios de mayor nivel y a condiciones de vivienda más satisfactorias». Porque esos deseos no definen política alguna. La que se vaya a decidir en esos y en otros capítulos se conocerá por los hechos y seguramente con retraso.
Tampoco está claro qué opción ideológica representa el nuevo secretario general: si es conservadora o de izquierdas, propública o proprivada: algunos observadores creen significativo que ayer Xi Jinping no citara ni el socialismo, ni el comunismo, ni el marxismo-leninismo y que hablara de «colegas» y no de «camaradas». Pero eso puede querer decir poco.

Larga lucha

Se sabe que su nombramiento ha venido precedido de una dura y larga lucha en el interior de la cúpula dirigente y que Xi Jinping ha ganado gracias a un pacto entre los «príncipes rojos» –hijos, como él mismo, de veteranos dirigentes del partido– y los «gestores», como su predecesor Hu Jintao , surgidos de la base. Pero no se sabe qué cesiones implica ese pacto y ni si está cerrado del todo.
Con todo, la impresión generalizada es que en China pueden pasar muchas cosas, pero no que haya inestabilidad en la cúpula del poder. Otras son las incógnitas: que hará contra la corrupción, cuando él mismo pertenece a una familia riquísima, o cómo hará frente a los problemas económicos y sociales del país, que parecen muy serios. Sobre su política exterior y de defensa, un tema que asusta a Washington y a sus vecinos, ayer Xi Jinping solo dio una pista: él apuesta por «el renacimiento grandioso de la nación china».