ENTREVISTA CON EL CONSEJERO DELEGADO DEL ESPANYOL

Confiado. Collet pasea por una calle de Barcelona, ayer. (JORDI COTRINA)
 

Joan Collet: «Vamos a recuperar la ilusión por la cantera»

J. T. / R. P.
BARCELONA
 
–¿Le molesta que se le considere continuista y a su rival, rupturista?
–Eso es lo que ha vendido Sergio Oliveró para desacreditarme. Siempre con la misma película: que Dani está detrás, que Dani es el que manda… En todo el proceso electoral se ha hablado de continuismo y plusvalías. Parece que no haya nada más. Claro que me molesta. Y me hace reír que una persona como Oliveró busque el voto populista. ¡Por favor! Que es el tercer máximo accionista y lleva unos años al frente del área económica. Ahora no puede decir: ‘Me salgo de aquí porque soy rupturista’. Hace seis meses no decía lo mismo.

–¿Cree que Oliveró se ha aprovechado del bache deportivo?
–Se aprovecha de un descontento social que se debe en un 95% a temas deportivos. Oliveró se erige en el salvador de todo y se junta con la APMAE, que ha estado seis o siete años representada en el consejo con Dani. Ahora se habla solo de que tenemos el apoyo de los dos máximos accionistas, pero también explicaré cuántos nos han votado de los 25 primeros. Haremos lo que haga falta para convencer a todos los socios. A los que tienen 100 acciones y a los que tienen una.

–¿Qué solución propone para limpiar la imagen de la cantera?
–Reconozco que el 80% del descontento que existe es por el fútbol base. No ha habido estabilidad. No puede haber cuatro coordinadores en tres años. Yo nunca he eludido mi responsabilidad en este tema, pero Oliveró también la tiene. El primer culpable es Germán de la Cruz, pero no al 100%. El fútbol base ha sido siempre la joya de la corona. Nosotros no podemos fichar a Cristianos, Falcaos o Messis. Por eso, vamos a recuperar la ilusión por la cantera. Yo no hablaría de limpieza, pero es cierto que en los últimos años ya no somos una referencia como lo éramos antes.

–¿Hacia dónde debe encaminarse el Espanyol en temas políticos?
–Oliveró insiste en que detrás de mi candidatura está Convergència, pero jamás me he posicionado ni lo haré. No he hablado con CiU ni con nadie, pero el Espanyol tiene que ser el reflejo de la sociedad catalana.

–¿Qué le ha dolido más de la candidatura encabezada por Oliveró?
–El engaño. Sus criterios personales hacia mí y hacia el club han cambiado al pasar de vicepresidente a candidato. Me duele que haya aprovechado el descontento social para hacer lo que hizo. Estas elecciones nunca tendrían que haber sucedido. Yo quería un consenso, solucionar los problemas más urgentes y aplazar las elecciones, pero no fue posible. Desde mi candidatura no hemos tirado mierda, solo he contestado cosas que han dicho los otros.

–¿Le preocupa más la deuda del club o la marcha del equipo?
–Un buen proyecto necesita un equilibrio entre el área económica y la deportiva. Por desgracia, estamos mal en ambas. La construcción del estadio ha supuesto una mochila muy grande. Con la venta de jugadores y la gestión económica hemos podido rebajar la deuda. Ir a la ley concursal ahora sería malo porque con la ley del deporte puedes descender. Eso solo llegaría en casos extremos, pero aquí está cobrando todo el mundo. Poco y mal, pero vamos tirando adelante.

–Usted es el referente en la lucha por un mejor reparto de las televisiones.
–Es algo que me lo puse entre ceja y ceja. El Gobierno debe hacer una ley que obligue a negociar colectivamente y no por separado. Así lo acaban de hacer en Italia. El 40% de lo que paga el operador se reparte a partes iguales. Aquí, cada uno negocia a solas. Tendríamos que ir a la huelga todos.

–¿Tiene futuro el Espanyol?
–Por supuesto. Si no me iría a casa y ya está. Muchas veces no nos acordamos de dónde venimos, de lo que vivimos con nuestros padres. En los años 70, éramos cuatro locos los que salíamos a pecho descubierto diciendo que éramos pericos. Mucha gente se avergonzaba de ser del Espanyol. Ahora, no. Estamos muy orgullosos, tenemos un sentimiento y un club mucho mejor que antes.