ASÍ VEO EL LÍO DE LA CRISIS

«Si desapareciera el euro, la catástrofe sería superior a la que estamos viviendo», afirma el economista. (MIGUEL LORENZO)
 

Francisco Álvarez Molina: «Este modelo lleva la crisis en los genes»

JUAN FERNÁNDEZ
MADRID
 
–¿Resumiría la crisis en un tuit?
–Los que creen que el crecimiento puede ser infinito en un mundo finito son locos o economistas. Este modelo lleva la crisis en los genes.

–¿Cómo le explicaría la prima de riesgo a un niño de 6 años?
–Manolín, te propongo que prestes tu juguete favorito a Candela o a Andreas. Ella te lo devolverá sin problemas, pero puede que él no lo haga. ¿Qué te parece si le pedimos a Andreas que, antes de prestárselo, sus padres se comprometan a comprarte un juguete idéntico y que, además, te hagan un regalo por haber confiado en él?

–¿Dejaría a sus hijos un verano al cuidado de Angela Merkel?
–No. Intento que mis hijos tengan una educación basada en valores con rostro humano y Angela Merkel solo me transmite olor a voto, aunque para conservarlo tenga que hacer sufrir a sus propios hijos.

–Reflotar Bankia nos va a costar 500 euros por ciudadano. ¿Le parece bien, o en qué se gastaría el dinero?
–La pregunta es: ¿qué es mejor, poner 500 euros para devolver a los clientes de Bankia sus depósitos, o gastarlos para que Bankia siga haciendo negocio con los ahorros de sus clientes?

–¿Miedo a que el euro desaparezca?
–Miedo no, pero la catástrofe para los que menos tienen sería superior a la que ya estamos viviendo. Quienes creen que si volvemos a la peseta nos van a aplicar la misma tasa de conversión que cuando entramos en el euro son unos ilusos.

–¿Quién nos ha metido en este lío?
–Los que solo buscan obtener más dinero del dinero sin preguntarse para qué sirve tener más dinero, y los gobiernos, que no han sido capaces de controlar los mecanismos financieros. Los responsables somos los que elegimos a esos gobiernos.

–¿Qué ha entendido y qué no entiende acerca de la crisis?
–Nuestros nietos seguirán sufriendo crisis si no cambiamos este modelo. Me parece difícil entender que la ciudadanía no se haya dado cuenta.

–¿Tiene familiares directamente afectados por la crisis?
–Somos un matrimonio y dos hijos de 10 y 13 años. Cada uno está influido por lo que vive en su entorno, y los comentarios están cada vez más relacionados con la crisis, sin que represente el eje de la vida del hogar. Las dificultades que algunos familiares sufren generan en mis hijos inquietudes que antes no tenían.

–¿Qué es lo más disparatado y lo más acertado que ha escuchado sobre economía en los últimos años?
–Hay para editar un diario con todos los disparates dichos sobre la crisis. ¿Lo más acertado? Cambiar el modelo económico, pero sin parches.

–¿Quién es el héroe de la crisis?
–Solo sé que seremos nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos los que pagaremos todo.

–¿Y quién es el villano?
–Los que creyeron, y siguen creyendo, que el bienestar de una sociedad está basado en el lucro por el lucro y el dinero por el dinero.

–¿Lo peor ya ha pasado?
–Si no cambiamos el chip, lo peor no habrá pasado. Que me digan cómo vamos a pagar los tres billones de euros que España tiene de deuda.

–¿Cómo lleva convivir con tantas noticias económicas negativas?
–Mal. Me tranquilizo dedicando mi tiempo a explicar que hay un modelo alternativo, el de la Economía del Bien Común, que podrá cambiar las cosas. Me iré a la tumba tras haber hecho todo lo que pude para que mis nietos vivan en un entorno en el que la prioridad sea el ser humano.

–¿En los años de vacas gordas tomó alguna decisión económica de la que se haya arrepentido?
–Al contrario. Participé en la creación de una empresa de asesoría financiera que lleva la palabra “ética” en el nombre. Muchos nos dijeron que la ética y las finanzas no eran compatibles y que desapareceríamos pronto. Después de nueve años, aquí estamos, y nuestra razón de ser está hoy más justificada que nunca.

–¿Ha recortado su presupuesto?
–Nos hemos bajado los salarios. Nada anormal: en mi compañía, cuando las cosas van bien, todos tenemos beneficios; y cuando van menos bien, nos adaptamos.

–¿Si tuviera 20 años y estuviera en paro, emigraría? ¿A qué país se iría?
–Tengo 66 años. Mis padres emigraron a Francia cuando tenía 20, y yo fui con ellos. Gracias a aquella decisión, hoy soy lo que soy. Que todos busquen su futuro en el mundo.

–¿Por qué los países del norte de Europa no se fían de los del sur?
–Mis ex compañeros de la Bolsa de París me preguntan: “¿Cómo quieres que la UE confíe en España si el ministro de Economía dijo que necesitaba 6.000 millones de euros para salvar a Bankia, luego dijo que 15.000 y finalmente son 23.000?”.

–¿Qué debe pasar para el cambio?
–Que borremos la idea que nos han inoculado: que ser feliz es tener dinero, y cuanto más, mejor.

–¿Algo positivo de esta situación?
–Sí, los períodos de vacas flacas generan tomas de conciencia sobre los desequilibrios de económicos que no existen cuando todo va bien.

–¿Un chiste sobre la crisis?
–“La crisis económica ha tocado fondo, ¡ahora toca excavar!”. Revista Hermano Lobo , año 1974.

–¿Cómo debería ser un mundo mejor, a diferencia de este?
–Uno en el que el afán de lucro y la competitividad sean remplazados por la búsqueda del bien común y la cooperación. Un modelo económico con rostro humano.